¿SOY UNA PERSONA RENCOROSA?

OLVIDO, ORGULLO, PERDÓN Y RENCOR: DESTRIPANDO FALSOS MITOS

Seguro que has oído hablar de cada una de estas palabras, incluso puede que te hayan dicho frases como “tienes que olvidarte de eso” “si no pasas página no vas a avanzar nunca” o incluso “eres demasiado orgullosa”. Pues bien, aunque coloquialmente usamos cada una de estas expresiones, ¿conocemos realmente su significado?

El olvido es el más evidente pero, a veces, el más contrapuesto en estas frases: nuestra mente olvida eliminando paquetes de información que no posee una carga emocional, no es útil para nuestra supervivencia o es rutinaria (sí, todo recuerdo se almacena porque tiene de una u otra forma una emoción asociada). Por tanto aunque cerremos fuertemente los ojos y pongamos el dedo índice sobre nuestra cabeza, no conseguiremos olvidar ese hecho que nos dejó una determinada “herida”. Por eso aquí entran el resto de conceptos: orgullo y el rencor.

El rencor es el sentimiento de dolor intenso basado en la hostilidad de una traición, un abandono o una decepción. Ese sentimiento se asocia a una experiencia de forma inconsciente, pero conscientemente, queremos mantenerlo en nuestra mente a pesar del sufrimiento que nos genera. Pero, ¿por qué nos ocurre esto? por orgullo.

El orgullo se fragua en ese rencor en el cual, de alguna forma busco una venganza (que la persona experimente un sufrimiento similar o incluso mayor) y por ello, debido a la inestabilidad que me crea el fomentar conscientemente mi propio sufrimiento (no es que quiera estar mal, es que quiero protegerme), me siento indefensa. El orgullo es indefensión ante lo ocurrido y lo que pueda ocurrir después, es miedo al “no aprender” y a una herida posterior.

Sin embargo, que el orgullo vaya unido de la mano del rencor, no quiere decir que sea una “falsa protección” que no podemos combatir. Aceptar su presencia e identificarla es la clave para pasar al siguiente paso, la “verdadera protección”, el perdón.

Perdonar significa sanar, cerrar esa herida aceptando lo sucedido e identificando todas mis estrategias de afrontamiento ante ese dolor y sufrimiento. No es “poner la otra mejilla”, ni resignarme, justo lo contrario. Dejar a un lado lo sucedido siendo realmente consciente de todas aquellos aspectos de mi vida que han cambiado con ese sufrimiento y cómo estoy reconstruyendo mi vida con mis propias herramientas, sean las que sean, sin el apoyo de la otra persona. Ahí radica el aprendizaje, no en que me olvide de lo sucedido, es que, siendo consciente de todo mi potencial y mis estrategias, podré tomar la decisión de continuar mi camino con esa persona o en solitario, y ahí me se acabará ese dolor.

“Solo el perdón nos permitirá seguir nuestro camino sin ataduras”

¿Cómo puedo poner en marcha el perdón?

A continuación te propongo un ejercicio práctico que te ayudará a tomar consciencia de tus emociones pero también de tus herramientas, de aquellas que ya posees y que puede que a partir de ahora te sientas preparada o preparado para ponerlas en marcha.

1. Coge papel y lápiz y dibuja una situación en la que te sintieras dolida o decepcionada (dibújate a tí y a esa persona).

2. Ahora escribe al lado de tu dibujo que emociones sentiste en ese momento.

3. Escribe al lado del dibujo de esa persona qué emociones estás sientiendo ahora al recordar lo sucedido.

4. Haz la siguiente reflexión: aunque ahora aun aparezcan emociones negativas, eres tú quien ha podido pasar de las que sintió antes a las que siente ahora, sin el apoyo de esa persona para hacer esa transición. Elabora una lista de cualidades que crees que te han permitido conseguir ese cambio (sea como sea) y prémiate por tu logro.

Puedes enviarme las respuestas dejando tu email en el formulario de contacto y te contestaré con un análisis personalizado. Además mediante las siguientes entradas en el blog, podrás encontrar claves y tips para sentirte con las pilar cargadas! También las encontrarás en Instagram junto con la “historia de Elena” sobre el perdón y el rencor, así que no te pierdas nada y forma parte de esta gran familia en @calmapsicologia

Siente, vive y ámate, y hazlo siempre #encalmayconalma

Un abrazo enorme lleno de energía!

Lara Tomas

1 comentario en “¿SOY UNA PERSONA RENCOROSA?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s