CURIOSIDADES

COMO SALÍ DE LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

HOLA SOY JENNIFER Y QUIERO COMPARTIR CONTIGO LA CARTA QUE ME ESCRIBÍ A MI MISMA CUANDO TOMÉ CONCIENCIA DE TODO LO QUE HABIA CONSEGUIDO SALIENDO DE AQUELLA RELACIÓN Y SOBRETODO SUPERANDO LAS CONSECUENCIAS DE ESA ETAPA DE MI VIDA

Este ejercicio salió de forma espontánea después de una de mis sesiones con Jennifer. Recuerdo que esa sesión fue muy reveladora y cómo su cara me expresaba el cómo había conseguido crear su propia historia desde otro punto de vista. El que la hacía humana a la vez que guerrera.

Por Jennifer S

» A TÍ «

A tí que estás ahi encerrada en tu habitación, sentada en tu escritorio llorando sin saber por dónde ni querer salir. A tí que se te ha ido la voz porque te vas encerrando cada vez más en tí misma. A tí me encantaría poder ponerte una mano sobre tu hombro y decirte lo bien que me encuentro ahora. Tranquilizarte y decirte que no hay nada que temer, que todo se pondrá en su sitio y que te vas a sentir como nunca.

Pero no voy a hacer eso, porque entendí que el dolor es tan necesario como la paz que siento ahora. Te darás cuenta que aprenderás a lidiar con él hasta el punto en que un día no te des cuenta de cómo llegaste a sentirte tan bien.

A tí que ahora te sientes tan frágil y vulnerable, me encantaría decirte que no lo eres. solo es lo que sientes. Eres muy lista y tu intuición es tan fuerte como tú, síguela siempre. Después de dos años hemos conseguido superar la relación con X. Pero te voy a contar algo aún más bueno, ya no dolerá como te estuvo doliendo hasta ahora, te lo prometo. Te prometo que lo aceptarás y que cuando lo recuerdes solo lo harás de cosas bonitas y a pesar de todo, agradecerás al universo que él pasara por tu vida.

A tí que te sientes tan sola y abandonada y que la culpa te pesa tanto que corcova. No te preocupes, el universo también te traerá personas buenas, divertidas y de calidad con las que vas a vivir momentos increíbles. Otras te ayudarán a darte cuenta de que la culpa no es tuya y ese peso se irá aligerando con el tiempo, mientras que otras también se irán y en todo eso ganará tu paz mental.

A tí que ahora se te hace tan duro levantar la cabeza te diré que no pasa nada, que aunque sigues creyendo que estar sola es un castigo, en breves verás que no lo es. Que tu misma tomarás la decisión de estarlo para darte cuenta de lo gratificante que resulta y de que lo querrás cada vez más. A tí que piensas que ahora quién te va a querer, te diré que gracias a lo anterior, te vas a querer tanto que tu barbilla mirará siempre al sol de orgullo propio y que si la gente te mira es porque tu luz encandila.

A tí, que ahora mismo crees que el mundo se paraliza y ya no hay nada por lo que luchar te diré que sí, que hay muchas sorpresas que se vienen y dejarás de ser esa niña que tantas excusas ponía y dramatiza cada vez que puede. Te diré que irás donde antes nunca habrías ido, que harás cosas que nunca quisiste hacer y otras que no pero las harás igual, con mucha ilusión.

Hoy puedo decirte que te quiero más que nunca, confío en tí en tu fuerza y en tu valentía. Levántate y empieza que te va a encantar.

Te quiero.

Esta es la transcripción del ejercicio de Jennifer. Conoce la experiencia de ésta y otras guerreras en @calmapsicologia_ y no te pierdas tips y herramientas prácticas para volver a sentirte tú. Un abrazo enorme lleno de energía!

Siente, amate y vive, y hazlo siempre #encalmayconalma

MI PROCESO TERAPÉUTICO

HOLA SOY ANA Y QUIERO CONTARTE CÓMO ME SENTÍ, COMO ME SENTÍA Y COMO ME SIENTO, PARA APOYARTE EN TU PROCESO TANTO SI HAS DECIDIDO IR A TERAPIA COMO SI NO, PARA QUE TE SIENTAS ACOMPAÑADA.

Cuando planteé este ejercicio a Ana, lo hice para que tomara conciencia de su luz, de su capacidad de autodescubrimiento y de todos los logros que había conseguido. Lo hice para que, ante un mal momento en su vida, su mente no hiciera solo un «antes» y un «después», si no que hubiera un «durante». Lo hice para evitar futuros automachaques y desmotivaciones, y aunque siempre vi su potencial, no pensé que sería de esta forma como lo extrajera por completo. Por eso decidió hacerlo público, por eso decidió abrirse a tí.

Por Ana B.

«En este ejercicio voy a intentar reflejar como me siento pero también como me sentí antes de empezar la terapia:

1.ANTES DE TERAPIA

Ana empezó la terapia porque se veía incapaz de volver a sentir y quererse. Se sentía mal con ella misma y eso hacía que no disfrutara de todo lo bueno que tiene y le rodea. No sabía poner límites a las cosas que le hacían daño y con la etiqueta de «que buena eres» no podía hacer o evitar situaciones que le dolían.

2.DURANTE LA TERAPIA

Ana durante la terapia vuelve a despertar, descubre que hay momentos malos pero que ese momento o situación no es su esencia, ella es un montón de cosas bonitas. Aprende a que hay que quererse, que poner límites no es malo, que pensar en una misma no es egoísta. En terapia Ana aprende que de las cicatrices sacaremos tatuajes preciosos y que una flor, aunque le falten pétalos o esté un poco rota, es una flor.

3.DESPUÉS DE LA TERAPIA

Ana ahora se deja llevar, no quiere ser perfecta, solo quiere ser. Ahora Ana decide y hace cosas por ser ella misma y estar acorde con lo que ella es. Sabe cómo decir las cosas, cuando hay que decirlas y así ella vuelve a sentirse libre. Se quiere, se respeta y puede dar mucho a la gente que quiere sin olvidar que primero ella tiene que tenerlo todo. Pone soluciones a lo que le afecta y aunque no todo esté planeado ella sabe seguir adelante, sabiendo que no todo será bueno aunque lo acabará superando.

*Esta es la trascripción real del ejercicio de Ana, el que esté en tercera persona es parte del ejercicio.

Siente, ámate y vive, y hazlo siempre #encalmayconalma

Conoce la experiencia de Ana y la de otras guerreras en @calmapsicologia_ y no te pierdas tips y herramientas prácticas para volver a sentirte tú!

Un abrazo enorme lleno de energía!

MI EMPODERAMIENTO

Hola soy María y quiero contarte cómo la preocupación sobre lo que pensarían de mí y la ansiedad me hicieron sentirme insegura. Pero, sobretodo, cómo salí de ese bucle y ahora me siento una mujer empoderada. Gracias por permitirme compartirlo contigo.

Cuando planteé este ejercicio a María el objetivo fue conectar con su propio proceso de afrontamiento y con los logros que ya estaba consiguiendo. Observar desde el presente que ya se estaban cumpliendo sus objetivos, ya volvía a sentirse ella misma y a reconectar con su esencia. Pero, además ambas descubrimos con él que ya estábamos tocando su mejor versión.

Por María F

CARTA A MI EMPODERAMIENTO

Hacía tiempo que no me sentía tan orgullosa de mí, de demostrarme que puedo superar mis miedos y afrontarlos. Aunque aún tengo momentos en los que me siento pequeñita, cada vez son menos. El conseguir cosas y superarme me hace sentir más segura y actuar con más confianza.

En en terreno profesional estoy muy contenta por todo lo que estoy consiguiendo en los últimos meses. Hablar delante de mis compañeros, opinar cosas que antes no hubiera dicho por no entrar en conflictos, frenar de golpe las faltas de respeto y superar tres cursos , que aunque han sido online, he sido un poco el centro de atención al ser la encargada del ordenador. Y la última que mi jefe de equipo confíe en mí para hacerme jefa como él. Que de entre casi treinta personas me elija a mi por ser la más espabilada y capacitada, Es un honor que me hace sentir enorme.

María acudió a terapia con una gran mochila provocada por la ansiedad social en el terreno laboral. No estar a la altura o poder ser el centro de antención eran miedos que la bloqueban llegando a dificultarle mucho las relaciones con sus compañeros. A pesar de su gran responsabilidad, llegó a faltar al trabajo por no poder afrontar estas situaciones y los temblores, el ahogo y los síntomas de la ansiedad le hacían sentirse perdida y desconectada de sí misma. Este ha sido su gran cambio en unos meses y no puedo estar más orgullosa de esta

SUPER GUERRERA!!

Esta es la transcripción real del ejercicio de María.

Conoce la experiencia de María y la de otras guerreras en @calmapsicologia_ y no te pierdas tips y herramientas prácticas para volver a sentirte tú!

Un abrazo enorme lleno de energía!

Siente, ámate y vive, y hazlo siempre #encalmayconalma

CARTA A MI AUTOESTIMA

QUIERO AGRADECER A AQUELLA PERSONA QUE PLASMÓ SU TESTIMONIO, EL QUE YO DIERA EL PASO PARA PLASMAR EL MIO

Cuando L.M me planteó esto, no me pude sentir más agradecida. Me comentó que a raíz del testimonio que leyó sobre la ansiedad, se animó a plasmar su experiencia en terapia. Me dijo «Ella me ha ayudado mucho a dar el paso y me gustaría ayudar también a mí a que otras lo hicieran». Así que aquí te traigo el testimonio de otra guerrera, que sin dejar de ser humana, observó su fuerza y decidió utilizarla.

Por Laura M.

«No sé muy bien cómo empezar, pero quiero hacerlo para liberarme. Además, ahora me siento como nunca y quiero que esto, igual que me ha ayudado a mí, pueda ayudar a otras personas. Así que ahí voy.

Desde el primer día me dijiste que tenía libertad para decir lo que quisiera y te sigo agradeciendo, porque (me vas a perdonar) pero creo que es mejor que lo escriba como lo siento. Me sentía como una mierda, no entendía porqué y estaba agotada. Después de mi última ruptura no sabia que hacer con mi vida, creía que la había superado por completo pero, como tú me dijiste, aunque sea así eso dejó en mi una huella. Esa huella se fue juntando con las siguientes y exploté. No sabía qué hacer con mi vida, no sabía por qué había elegido (si se podía llamar elegir) ese trabajo. No sabia porque parecía que intentaba vivir y, como decíamos, acababa sobreviviendo. No sabía por qué me sentía como abandonada, como decepcionada con todo el mundo y harta de malas caras (aunque normalmente la que ponía la mala cara era yo y ellos solo me contestaban).

No estaba agusto con mi vida, no estaba agusto con nada. Y lo fuerte es que me puse una barrera tan grande que parecía que mi vida era normal, que estaba bien y que no me pasaba nada. Y lo que me pasaba es que no encontraba a nadie conmigo, apoyándome, porque la que no se encontraba era yo.

Este no ha sido un camino fácil y no sabes cuánto te agradezco a que cada vez me lo hagas más fácil. Todavía me falta mucho por recorrer pero creo que he conseguido lo más imporatante, me he encontrado a mí.

Hemos trabajado un monton de cosas, mi forma de querer, de relacionarme, mis pensamientos, mi identidad…..y aún nos queda por trabajar. Pero, como te dije el otro día, hace tiempo que no me sentía asi, creo que en verdad nunca me sentí así y si estoy consiguiendo esto es porque sé que cuento contigo. Ahora me siento más yo que nunca, disfruto un montón, no dependo de nadie y cada día me quiero más.

Así que solo me queda darte las gracias Lara por ayudarme con esto, eres una persona maravillosa y no sabes cuantas veces pienso que menos mal que te encontré. Que esta carta sirva a otras personas como me sirvió a mi la de la otra chica.

Muchas gracias»

CARTA A MI ANSIEDAD

QUIERO PLASMAR MI TESTIMONIO Y QUIERO SENTIRME LIBRE HACIÉNDOLO

Es para mí un placer poder publicar el testimonio de una humana que, sin dejar de serlo, se convirtió en guerrera. Aquella que cuando le plantee esta actividad como una forma de liberación me dijo que quería hacerla pública, que eso le ayudaría aún mas a descargar sabiendo que podría servir de ayuda a otras personas con y sin ansiedad. Así que aquí te dejo un pedacito nuestro.

Por Silvia M.

«Son las 8 de la mañana , vengo de una jornada laboral de noche, hoy era la última y debería estar plena de felicidad y tranquila porque viene mis días de descanso, sin embargo tengo una horrible sensación de ahogo, no quiero irme a dormir y quiero deshacerme de ella , por ello , he decidido plantarle cara hoy y escribir este relato que le prometí a Lara.
Tengo 36 años , soy paciente suya y juntas estamos luchando como unas guerreras para que ésta pesadilla se acabe…digo juntas porque en estos meses Lara no me ha soltado de la mano ni un sólo momento y por ello se merece que yo ponga todo de mi parte .
Voy a hablaros de la ANSIEDAD ésa enfermedad horrible en la que tienes dos opciones luchar o luchar!!!

Mis síntomas empezaron por la noche mientras dormía, me daban espasmos con taquicardia y sensación de quedarme sin aire.
Al principio era algo puntual , pensaba que sería por los nervios , el estrés … pero pasadas las semanas, fueron meses que llegué a tener más de dos en una noche, y semana tras semana, todo empezó por ahí, siguiendo de presión en el pecho durante el día .
Si sumamos la presión del pecho , más los espasmos de la noche el resultado fué el MIEDO, mucho miedo.
Intentas vivir con ello , empiezan las taquicardias, respiras, no se van, te pones nerviosa ,lo cuentas (no todo el mundo te entiende), serás tú que te rallas, acabas por no contarlo y así… qué pasa? que todo va hacia adentro .
Ahí es donde entró Lara, llevamos 4 meses sacando desde las raíces más profundas todo lo que hay dentro de mí, tenemos claro de dónde me viene, pero todo lleva su tiempo…. Primero hay que trabajar para tener una gran recompensa. Pero no trabajar para nadie, sino para ti !!!
Este último mes he sufrido tres ataques más fuertes, taquicardia, presión en el pecho, hormigueo en las manos, temblor de piernas, tensión en boca y cuerpo y sensación como de tener una mano apretando fuerte mi cuello… siempre suele pasarme por la noche.
El último fue hace dos semanas, había tenido un día perfecto, y cenando , empezó de nuevo la pesadilla , y con ello, los síntomas que os he nombrado antes , puse todo de mi parte para intentar poder con él pero no hubo manera , me ahogaba y temblaba todo mi cuerpo, así sin más! aún sabiendo como están las cosas últimamente, decidí irme a urgencias, eran las 23
de la noche y mi pareja estaba tan asustada como yo.
Al llegar, el médico, muy “no amablemente” en el estado en el que me encontraba, me dijo que me la provocaba yo, que no sabía respirar, evidentemente en otro momento le hubiera contestado (porque tengo buen carácter) pero estaba tan sumamente asustada que solo pude llorar y escuchar :
-aprende a respirar y de momento tomate un diazepan , bueno no, ten!!
Te invito a dos!!!
Me fui a mi casa frustrada y sintiéndome culpable por haber ido…
Durante éstos meses he conseguido muchas cosas , he cambiado mi mente de negativo a positivo, he vuelto a conectar conmigo, a conocerme , a creerme que merezco las cosas buenas que me pasan , que las cosas no las hago tan mal como yo pensaba y sobretodo a que soy una luchadora y que consigo cada cosa que me propongo . Incluso teniendo respeto a los cambios, he hecho dos muy importantes para mí este año y otro viene en camino.

Así que , ahora! en este momento de mi vida, no le consiento a nadie , sea quien sea, que me eche la culpa de algo que yo no he elegido. Ahora ya no!!!
Por suerte, la mayoría de sanitarios no son así, por eso me puse manos a la obra hablé con mi médico de cabecera el cual me escuchó, me habló bien y me dio un tratamiento (soy muy reacia a esa clase de pastillas pero hay que hacerlo para estar mejor y estabilizar la ansiedad), con mi superprofe de yoga la cual tiene una tira de respiraciones que puedo tirar de ellas en cualquier momento de el día, (como no se respirar) , y también hablé con Lara la cual no sólo me escuchó , sino que me hizo darme cuenta de todos los avances que he hecho y me dio fuerzas para seguir haciéndolos , fue una conversación muy intensa y doy gracias por ello … todos coincidieron en lo mismo…. ahora está saliendo todo y hay que expulsarlo hemos escarbado mucho y tiene que salir.

He aguanto muchas cosas que no me han hecho feliz, muchos problemas que no son míos, decepciones, lutos…
Llevaba la mochila muy cargada de peso, y por ello, la estoy vaciando, con ayuda de buenos profesionales, de esos que se involucran y te hacen sentir que no estás sola , eso es lo más importante .
No sé si le va a servir a alguien mi experiencia pero os puedo asegurar que hay gente buena que ayuda a cambio de tu felicidad, y por ello se les llama sanitarios y profesionales!! Los que de verdad aman su trabajo .
Sin dejar de lado a las personas que lo sufren con nosotros , en mi caso, mi pareja y mi familia, que están a pie de cañón conmigo cada día. GRACIAS!
No estamos solos!!!!
Pero eso sí !!!
Tenemos que poner mucho de nuestra parte , dejarnos ayudar y soltar para poder seguir…
Son las 9.44, ahora sí me voy satisfecha a la cama. He soltado , me he sincerado con vosotros y sabéis que? Que mi presión ha ido disminuyendo mientras escribía.
Ahora han pasado 5 meses y esta es la primera semana que no he tenido ningún ataque de ansiedad. Sé que puede que no sea la última pero eso ya no me asusta. Me siento fuerte, se que estoy siendo valiente y a veces no me creo todo lo que he conseguido en este tiempo. Ahora se qué quiero y se que puedo y eso, la verdad es que no lo había sentido nunca. Quiero agradecerte Lara, todos y cada uno de los momentos que me dedicas, a cambio de verme felíz , cada historia contada a llantos y risas , en cada avance hecho y por hacer, vas a estar siempre tú, eso no lo olvides nunca
.

Eres una gran profesional. Por eso y por más…..GRACIAS LARA!«

¿SOY UNA PERSONA RENCOROSA?

OLVIDO, ORGULLO, PERDÓN Y RENCOR: DESTRIPANDO FALSOS MITOS

Seguro que has oído hablar de cada una de estas palabras, incluso puede que te hayan dicho frases como «tienes que olvidarte de eso» «si no pasas página no vas a avanzar nunca» o incluso «eres demasiado orgullosa». Pues bien, aunque coloquialmente usamos cada una de estas expresiones, ¿conocemos realmente su significado?

El olvido es el más evidente pero, a veces, el más contrapuesto en estas frases: nuestra mente olvida eliminando paquetes de información que no posee una carga emocional, no es útil para nuestra supervivencia o es rutinaria (sí, todo recuerdo se almacena porque tiene de una u otra forma una emoción asociada). Por tanto aunque cerremos fuertemente los ojos y pongamos el dedo índice sobre nuestra cabeza, no conseguiremos olvidar ese hecho que nos dejó una determinada «herida». Por eso aquí entran el resto de conceptos: orgullo y el rencor.

El rencor es el sentimiento de dolor intenso basado en la hostilidad de una traición, un abandono o una decepción. Ese sentimiento se asocia a una experiencia de forma inconsciente, pero conscientemente, queremos mantenerlo en nuestra mente a pesar del sufrimiento que nos genera. Pero, ¿por qué nos ocurre esto? por orgullo.

El orgullo se fragua en ese rencor en el cual, de alguna forma busco una venganza (que la persona experimente un sufrimiento similar o incluso mayor) y por ello, debido a la inestabilidad que me crea el fomentar conscientemente mi propio sufrimiento (no es que quiera estar mal, es que quiero protegerme), me siento indefensa. El orgullo es indefensión ante lo ocurrido y lo que pueda ocurrir después, es miedo al «no aprender» y a una herida posterior.

Sin embargo, que el orgullo vaya unido de la mano del rencor, no quiere decir que sea una «falsa protección» que no podemos combatir. Aceptar su presencia e identificarla es la clave para pasar al siguiente paso, la «verdadera protección», el perdón.

Perdonar significa sanar, cerrar esa herida aceptando lo sucedido e identificando todas mis estrategias de afrontamiento ante ese dolor y sufrimiento. No es «poner la otra mejilla», ni resignarme, justo lo contrario. Dejar a un lado lo sucedido siendo realmente consciente de todas aquellos aspectos de mi vida que han cambiado con ese sufrimiento y cómo estoy reconstruyendo mi vida con mis propias herramientas, sean las que sean, sin el apoyo de la otra persona. Ahí radica el aprendizaje, no en que me olvide de lo sucedido, es que, siendo consciente de todo mi potencial y mis estrategias, podré tomar la decisión de continuar mi camino con esa persona o en solitario, y ahí me se acabará ese dolor.

«Solo el perdón nos permitirá seguir nuestro camino sin ataduras»

¿Cómo puedo poner en marcha el perdón?

A continuación te propongo un ejercicio práctico que te ayudará a tomar consciencia de tus emociones pero también de tus herramientas, de aquellas que ya posees y que puede que a partir de ahora te sientas preparada o preparado para ponerlas en marcha.

1. Coge papel y lápiz y dibuja una situación en la que te sintieras dolida o decepcionada (dibújate a tí y a esa persona).

2. Ahora escribe al lado de tu dibujo que emociones sentiste en ese momento.

3. Escribe al lado del dibujo de esa persona qué emociones estás sientiendo ahora al recordar lo sucedido.

4. Haz la siguiente reflexión: aunque ahora aun aparezcan emociones negativas, eres tú quien ha podido pasar de las que sintió antes a las que siente ahora, sin el apoyo de esa persona para hacer esa transición. Elabora una lista de cualidades que crees que te han permitido conseguir ese cambio (sea como sea) y prémiate por tu logro.

Puedes enviarme las respuestas dejando tu email en el formulario de contacto y te contestaré con un análisis personalizado. Además mediante las siguientes entradas en el blog, podrás encontrar claves y tips para sentirte con las pilar cargadas! También las encontrarás en Instagram junto con la «historia de Elena» sobre el perdón y el rencor, así que no te pierdas nada y forma parte de esta gran familia en @calmapsicologia

Siente, vive y ámate, y hazlo siempre #encalmayconalma

Un abrazo enorme lleno de energía!

Lara Tomas

¿SABES SI ERES FELIZ?

El arte de ser feliz está en la capacidad para experimentar la felicidad de las cosas comunes.

La felicidad se convierte en nuestro objetivo vital. Todos/as deseamos ser feliz pero, ¿acaba siendo ese deseo una necesidad? Si definimos la felicidad como un deseo, nuestra mente se prepara para disfrutar, para sentir placer. Sin embargo si la definimos como una necesidad, nuestro cuerpo libera cortisol (se estresa), pone en marcha el corazón y el resto de músculos, haciendo que se oxigenen más rápidamente y aumentando el riego sanguíneo, para pasar a la acción. Nuestra mente se hiperactiva cual león que corre hacia una presa para poder alimentarse.

Hagamos entonces una pequeña reflexión ¿nos permitimos apreciar la felicidad o vivimos corriendo continuamente de aquí para allí para conseguirla?

Palabras como sentir, conectar, esencia, amor propio, bienestar, resiliencia, aceptación, entre muchas otras; están a la base de la felicidad. Por ello es normal que nos cueste saber en qué punto de nuestra vida nos encontramos cuando nos planteamos si somos o no verdaderamente felices (sobretodo cuando nos implicamos en conseguir ese bienestar).

-Sentirse feliz, sentirse en plenitud-

¿Cómo puedo saber si realmente soy feliz?

A continuación te proporciono un listado de preguntas que todos/as nos deberíamos hacer para saber si realmente dominamos el arte de la felicidad. Estas además nos ayudaran a reconstruir los aspectos que nos hacen felices dándonos un poco de luz en momentos en los que parece que todo se convierte en oscuridad.

 PREGUNTAS:

1. ¿Qué es lo que me gustaría cambiar en mi vida?

2. ¿Cuanto tiempo hace que experimenté un acontecimiento realmente feliz?

3. ¿Me doy el mismo tiempo para relajarme como lo hago para trabajar?

4. ¿Río mas de lo que lloro?¿Qué me hace reir?

5. ¿Puedo aceptar que no todo es para siempre?

Puedes enviarme las respuestas dejando tu email en el formulario de contacto y te contestaré con un análisis personalizado. Además mediante las siguientes entradas en el blog, podrás encontrar tips y claves para sentirte un poco mas feliz. También las encontrarás en Instagram así que no te olvides de seguirme!! @calmapsicologia

Siente, vive y ámate, y hazlo siempre #encalmayconalma

un abrazo lleno de energía!

Lara Tomás