MI EMPODERAMIENTO

Hola soy María y quiero contarte cómo la preocupación sobre lo que pensarían de mí y la ansiedad me hicieron sentirme insegura. Pero, sobretodo, cómo salí de ese bucle y ahora me siento una mujer empoderada. Gracias por permitirme compartirlo contigo.

Cuando planteé este ejercicio a María el objetivo fue conectar con su propio proceso de afrontamiento y con los logros que ya estaba consiguiendo. Observar desde el presente que ya se estaban cumpliendo sus objetivos, ya volvía a sentirse ella misma y a reconectar con su esencia. Pero, además ambas descubrimos con él que ya estábamos tocando su mejor versión.

Por María F

CARTA A MI EMPODERAMIENTO

Hacía tiempo que no me sentía tan orgullosa de mí, de demostrarme que puedo superar mis miedos y afrontarlos. Aunque aún tengo momentos en los que me siento pequeñita, cada vez son menos. El conseguir cosas y superarme me hace sentir más segura y actuar con más confianza.

En en terreno profesional estoy muy contenta por todo lo que estoy consiguiendo en los últimos meses. Hablar delante de mis compañeros, opinar cosas que antes no hubiera dicho por no entrar en conflictos, frenar de golpe las faltas de respeto y superar tres cursos , que aunque han sido online, he sido un poco el centro de atención al ser la encargada del ordenador. Y la última que mi jefe de equipo confíe en mí para hacerme jefa como él. Que de entre casi treinta personas me elija a mi por ser la más espabilada y capacitada, Es un honor que me hace sentir enorme.

María acudió a terapia con una gran mochila provocada por la ansiedad social en el terreno laboral. No estar a la altura o poder ser el centro de antención eran miedos que la bloqueban llegando a dificultarle mucho las relaciones con sus compañeros. A pesar de su gran responsabilidad, llegó a faltar al trabajo por no poder afrontar estas situaciones y los temblores, el ahogo y los síntomas de la ansiedad le hacían sentirse perdida y desconectada de sí misma. Este ha sido su gran cambio en unos meses y no puedo estar más orgullosa de esta

SUPER GUERRERA!!

Esta es la transcripción real del ejercicio de María.

Conoce la experiencia de María y la de otras guerreras en @calmapsicologia_ y no te pierdas tips y herramientas prácticas para volver a sentirte tú!

Un abrazo enorme lleno de energía!

Siente, ámate y vive, y hazlo siempre #encalmayconalma

MI PROCESO TERAPÉUTICO

HOLA SOY ANA Y QUIERO CONTARTE CÓMO ME SENTÍ, COMO ME SENTÍA Y COMO ME SIENTO, PARA APOYARTE EN TU PROCESO TANTO SI HAS DECIDIDO IR A TERAPIA COMO SI NO, PARA QUE TE SIENTAS ACOMPAÑADA.

Cuando planteé este ejercicio a Ana, lo hice para que tomara conciencia de su luz, de su capacidad de autodescubrimiento y de todos los logros que había conseguido. Lo hice para que, ante un mal momento en su vida, su mente no hiciera solo un “antes” y un “después”, si no que hubiera un “durante”. Lo hice para evitar futuros automachaques y desmotivaciones, y aunque siempre vi su potencial, no pensé que sería de esta forma como lo extrajera por completo. Por eso decidió hacerlo público, por eso decidió abrirse a tí.

Por Ana B.

En este ejercicio voy a intentar reflejar como me siento pero también como me sentí antes de empezar la terapia:

1.ANTES DE TERAPIA

Ana empezó la terapia porque se veía incapaz de volver a sentir y quererse. Se sentía mal con ella misma y eso hacía que no disfrutara de todo lo bueno que tiene y le rodea. No sabía poner límites a las cosas que le hacían daño y con la etiqueta de “que buena eres” no podía hacer o evitar situaciones que le dolían.

2.DURANTE LA TERAPIA

Ana durante la terapia vuelve a despertar, descubre que hay momentos malos pero que ese momento o situación no es su esencia, ella es un montón de cosas bonitas. Aprende a que hay que quererse, que poner límites no es malo, que pensar en una misma no es egoísta. En terapia Ana aprende que de las cicatrices sacaremos tatuajes preciosos y que una flor, aunque le falten pétalos o esté un poco rota, es una flor.

3.DESPUÉS DE LA TERAPIA

Ana ahora se deja llevar, no quiere ser perfecta, solo quiere ser. Ahora Ana decide y hace cosas por ser ella misma y estar acorde con lo que ella es. Sabe cómo decir las cosas, cuando hay que decirlas y así ella vuelve a sentirse libre. Se quiere, se respeta y puede dar mucho a la gente que quiere sin olvidar que primero ella tiene que tenerlo todo. Pone soluciones a lo que le afecta y aunque no todo esté planeado ella sabe seguir adelante, sabiendo que no todo será bueno aunque lo acabará superando.

*Esta es la trascripción real del ejercicio de Ana, el que esté en tercera persona es parte del ejercicio.

Siente, ámate y vive, y hazlo siempre #encalmayconalma

Conoce la experiencia de Ana y la de otras guerreras en @calmapsicologia_ y no te pierdas tips y herramientas prácticas para volver a sentirte tú!

Un abrazo enorme lleno de energía!